Tanto las insuflaciones vaginales como rectales se realizan introduciendo una mezcla de Ozono a través de un catéter. Se realizan de manera continua conectando el catéter a la manguera de salida del aparato de ozono y permitiendo que el ozono fluya durante la cantidad de tiempo deseada.

El ozono es muy efectivo a la hora de eliminar las inflamaciones y patógenos como bacterias, virus, parásitos y hongos del sistema reproductivo femenino. En las insuflaciones rectales también ayuda a restaurar la flora intestinal.

Recientemente se ha descubierto que las insuflaciones auriculares en las que se irriga los canales auditivos con ozono proveniente de un generador médico, resultan ser muy beneficiosas para diferentes patologías.